El régimen de Subcontratación u “Outsourcing”


30 Oct
30Oct


NOTA INFORMATIVA

OCTUBRE 2020

El régimen de Subcontratación u “Outsourcing


El pasado 27 de octubre en su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se enviará al Congreso de la Unión una iniciativa de ley para eliminar la figura del “outsourcing”, argumentando, entre otras cosas, que es una figura que lastima a la hacienda pública.


En ese contexto, consideramos pertinente analizar el régimen de subcontratación u “outsourcing”.


Señala el artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo (en adelante LFT) que “El trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas”. Asimismo, para que la subcontratación sea válida o legal, deberá cumplir con las siguientes condiciones:


            “a) No podrá abarcar la totalidad de las actividades, iguales o similares en su totalidad, que se desarrollen en el centro de trabajo.”;


            “b) Deberá justificarse por su carácter especializado.”; y


            “c) No podrá comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del contratante.”


Es importante mencionar que de no cumplirse con las 3 condiciones antes señaladas, el contratante será considerado patrón para todos los efectos legales, incluyendo los de Seguridad Social. Igualmente, de conformidad al artículo 1004-C de la LFT, quien utilice de forma dolosa o fraudulenta el régimen de subcontratación se hará acreedor a una multa de entre 250 y 5,000 veces la Unidad de Medida y Actualización (UMA), es decir, de hasta $434,400.00 pesos, al valor actual de dicha medida.


En otras palabras, la subcontratación es un acuerdo por el cual una persona (física o moral) transfiere la responsabilidad de algunas tareas laborales a otra especializada en esa actividad específica, sin que pueda tratarse de las actividades que se desarrollan en el centro de trabajo y/o que estén relacionadas con su objeto o “core business”. Asimismo, la legalidad de la subcontratación está supeditada al cumplimiento de las condiciones antes señaladas, así como a otros requisitos y prohibiciones contenidas en los artículos 15-B, 15-C y 15- D de la LFT (la existencia de un contrato por escrito; cerciorarse permanentemente del cumplimiento de obligaciones patronales; la prohibición de transferir trabajadores de una empresa a otra para disminuir derechos laborales) que buscan garantizar la licitud del esquema de “outsourcing”.


No se trata de una práctica exclusiva de nuestro país, es una práctica global, orientada a mejorar la competitividad, productividad y eficiencia de los procesos en las empresas y países en donde se implementa, permitiendo incluso una mayor flexibilidad laboral, acceder a mejor talento y tecnologías, reducción de costos, y sobre todo concentrarse en la actividad principal de cada empresa.


Algunos datos importantes:


  • En México, según el INEGI, actualmente hay 36 millones de personas ocupadas  en alrededor de 6,3 millones de establecimientos.


  • El 17.3% de las personas ocupadas laboran bajo el régimen de subcontratación, es decir, más de 6 millones de empleados.


  • Según datos aportados por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), al 2016 cerca de 900 empresas ofrecen servicios de “outsourcing”, de las cuales solamente un 37% se encuentran registradas ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), 100 dadas de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y sólo 40, es decir el 4.4%, pagan impuestos y/o aportaciones a los institutos de Seguridad Social.


  • El gobierno federal tiene contratados bajo el esquema de “outsourcing” aproximadamente a 7 mil empleados.


En conclusión, el “outsourcing” es una práctica común en México, sin embargo, la gran mayoría de empresas mexicanas dedicadas a prestar servicios de subcontratación son “empresas simuladoras” que evaden el pago de impuestos y aportaciones de seguridad social, con lo que se está afectando a una gran cantidad de trabajadores.


Desde nuestro punto de vista, el abuso de las “empresas simuladoras” no tiene su origen en una indebida regulación del régimen de subcontratación, la cual desde luego es perfectible, sino a una falla grave en los mecanismos de inspección por parte de las autoridades (STPS, IMSS y SAT). La autoridad tiene que crear métodos que detecten, prevengan y sancionen las malas prácticas y los patrones, por su parte, comprometerse y cerciorarse que las empresas que contratan sean formales y cumplan con sus obligaciones patronales, de seguridad social y fiscales.


Desaparecer el “outsourcing”pondría en riesgo los puestos de trabajo de millones de personas, así como la viabilidad y competitividad de muchas compañías.


Ibáñez Abogados podrá asistirles en la revisión o implementación del esquema de subcontratación acorde a la legislación vigente.


Para información adicional, por favor no dude en comunicarse con los miembros de nuestro Despacho.


Juan Cristóbal Ibáñez Mariel

Juan José Ibáñez de la Calle

José Miguel Buendía Cobo

Joaquín Tejero Andrade

Yazmin Xiomara Dominguez Dominguez

Melissa Rivas Rosendo


NOTA IMPORTANTE: Esta nota informativa ha sido preparada por el despacho Ibáñez Abogados para nuestros clientes, amigos y asociados. Toda vez que la información contenida en la presente nota es simplemente de carácter general, la Firma no asume ninguna responsabilidad por errores u omisiones, sin importar su causa. La información emitida en esta Nota no debe ser tomada como una opinión legal y no debe considerarse como substituto de una asesoría profesional específica sobre casos particulares. Si necesita asesoría o asistencia legal, nos dará mucho gusto proporcionárselas.

juan.ibanez@ibanezabogados.com.mx

 juanjose.ibanez@ibanezabogados.com.mx

02Sep
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.